Brooklyn Chase, sexo desesperado

Es uno de esos días que difícilmente puedes esperar a llegar a casa para destrozarle el conejo a tu chica y cada minuto que pasa más y más cachondos se van poniendo, de forma que nada más llegar al portal se desata el desenfreno y la lujuria, olvidando por completo los largos preliminares y pasando directamente a la acción, empotrando a tu chica de grandes tetas contra la primera pared que encuentras y follándotela tan duro como puedes y tu cuerpo te pide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.