Ella folla, no la follan

Connie sabe que su marido la ve como un ángel caído del cielo y es por eso que utiliza su perfecto cuerpo para llamar su atención y conseguir su satisfacción ante todo. Ella con su lengua de seda, van hacer que las mamadas parezcan exquisitas en esa boca seductora que tiene, y él va a desear sus grandes tetas como si fuera un manjar de los dioses. Y es que cuando Connie se lo folla y cabalga sobre él teniendo el control en todo momento, ella se corre una y otra vez, mojándose absolutamente toda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.