La inesperada visita de mi amante chantajista

Nikki Daniels y Keiran Lee llevaban varios meses siendo amantes. A pesar de estar casado él la visitaba un par de veces a la semana para follársela. Sin embargo la pasión incial había dado paso a un sexo rutinario y Keiran quiso acabar con la relación. Nikki no podía soportar la idea de no disfrutar de su polla nunca más y decidió darle una lección. Una noche se presentó en su casa amenazándole con que si no se la follaba una vez más, allí mismo, se lo contaría todo a su mujer. Puesto contra la espada y la pared, Keiran se propuso darle una lección a aquella zorra, follándosela a lo bestia y sin piedad, humillándola. Aunque aquel festival de sexo rudo y salvaje, realmente hizo las delicias de Nikki, que gozó de lo lindo hasta que él acabó manchándole la cara de leche y echándola de la casa como a una vulgar putita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.