Sacando buen provecho de la herramienta del técnico

Sola en casa, sin planes y aburrida, Amia se disponia a pasar la tarde viendo la tele, pero estaba estropeada desde hacía dias. Por suerte para ella papá ya había avisado a la compañía del cable y el técnico se presentó en ese preciso instante. La muy zorrita pensó que podría divertirse a costa del técnico y empezó a interesarse por sus “herramientas”. Él no pareció darse por enterado, pero entonces le preguntó si podía darle una opinión masculina sobre un conjunto que había comprado para su novio. Amia se presentó en un seductor conjunto de lencería blanca que pronto hizo crecer la “herramienta” que ella deseaba. Aquella era mucho más grande que la de su novio y ella pudo por fin, agarrarla con una mano desde la base para recorrela por entero con la otra mientras lamía con vicio la punta. Aquella polla parecía poder llenar por entero su prieto coñito y Amia le sacó todo el provecho posible. Tras un desenfrenado polvazo, Amia la estrujó con cariño hasta que acabó soltando hasta la última gota en su boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.