Trabajando para la señora Avluv

Daniel llegó algo pronto a casa de la señora Avluv para recogerla y llevarla al aeropuerto. Era su primer día de trabajo como chófer de la señora y quería causar buena impresión, aunque ni siquiera había podido ir a buscar su uniforme. No importaba, lo cierto es que había causado impresión en la madura tigresa que le invitó a subir al salón. Daniel se dispuso a recoger las maletas, pero Veronica se lo impidió, no había prisa, antes quería que realizase otro trabajito para ella. La tigresa lo tiró sobre el sofá, le abrió la bragueta e introdujo su polla en sus hambrientas, cálidas y acogedoras fauces. Estaba siendo un maravillos primer día de trabajo que se puso aún mejor cuando la señora abrió sus nalgas y le pidió que le follara el culito. Trabajar para la señora Avluv iba a tener excelentes y delicioss ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publi de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.