Vuelve el porno de la pequeña Sophia Sutra

La primera vez que vimos por aquí a Sophia Sutra, se nos presentó como una americana de peculiar físico (un metro cincuenta y cinco centímetros) y tan cabezona como una muñeca Bratz. Esto último lo corroboraba un avispado comentarista con aires de doctor en la materia: “Su comportamiento es típico de alguien que sufre de hidrocefalia, pero está buena, muy buena”. Desconozco si este daño en el cerebro es causa directa de su hiperactivo deseo sexual y sus aptitudes como estrella porno. Yo, desde luego, prefiero relacionarlo con un cuerpo idóneo para las artes amatorias y no al tamaño de una cabeza que me parece de lo más normal.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.