Eva Angelina, facial y corrida para su carita

Claramente de pequeña no le dejaban comer ni chupa-chups, ni polos, ni churros ni nada con forma fálica que estuviera re-bueno y que de seguro se le antojaba, sobretodo los que venían con sorpresa por dentro… Seguramente su madre fuera una asquerosa retorcida que nada más que veía penes grandes y gordos en todos esos comestibles y no dejaba que su niñita se las metiera en la boca.
Toda esa tensión acumulada durante años ha estallado y ha echo de Eva Angelina una mujer que parece no acabar de saciarse nunca de pollas, pura furia, pasión, lujuria, deseo, ansia. Esta mujer no tiene límites, es cada escena con ella se convierte en una lucha por mantenerse de una pieza. Por supuesto siempre acaba ganando ella, que acaba recibiendo lo que tanto desea, facial y corrida para su carita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.