La dulzona Penny Pax pide un sitio en el porno

No es especialmente atractiva, ni posee una importante elegancia, ni tiene uno de los cuerpos más perfectos, pero quizás sea todo un conjunto de imperfecciones o mediocres cualidades lo que hacen de la novatilla Penny Pax una muchachita tan apetecible en un mundo de diosas y monstruos voluptuosos. Sus cada vez más abundantes fans admiten cierta fascinación por sus “tetas colgantes”. Sus pechos naturales y con una gran caída, su aspecto ordinario y corriente y su pequeña estatura (poco más de metro y medio) aumentan el morbo cuando uno la ve en brazos de un mozo fornido como Carlo Carrera, y en especial cuando agarra la sartén por el mango o le mete el dedo en el culo.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.