Comerle el coño estaba contemplado en su contrato

Ya hemos visto la versión del jefe que se chusca a su secretaria, pero ya viene siendo hora que sea al contrario, que sea la perra de la jefa cachonda quien pida a uno de sus empleados que le coma bien el potorro. Y como resistirse cuando esta golfa que tienes por jefa se echa abierta de patas sobre la mesa y se aparta rápidamente la prenda interior, mostrándo así su chochito sabrosón al mundo y exigiéndote que le des tanta caña como puedas. Habrá que hacerlo ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.