¡Deja un ratito de estudiar, ven y follame!

Jordan trataba de estudiar para el examen que se le venía encima pero el sonido de la lavadora le molestaba un poco. Kendall enseguida se dió cuenta de que estaba un poco tenso y pensó que lo que necesitaba era un poco de distracción. Primero le pidió la camiseta para meterla en la lavadora y luego empezó a quitarse la ropa para hacer lo propio con ella, todo delante de él. Para cuando ya estaba desnuda del todo, Kendall llevó la ropa al cuarto de la lavadora para dejarlo solo, pero entonces, Jordan ya solo tenía una cosa en mente y no era precisamente estudiar, sino gozar de las mieles de esa boquita y ese coñito redulzón. Al final no tuvo más remedio que reconocer que aquella distracción le vino realmente bien. ¿Y a quién no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.