Dos pollas y un coñito

Lo más satisfactorio de viajar a un país extranjero, es que mientras vas observando la ciudad, te encuentres a este pedazo de monumento por el camino. Y es que, esta joven y guarrilla, se le veía desde lejos que pedía a gritos que le metieran una buena polla en su coñito apretadito, y si es mucho mejor, llevarse un buen paquete 2×1. Mientras se deja que la follen por todos lados y chupa hasta la última gota de los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.