Follar es más placentero que leer

Menudo novio se ha echado Vanessa Leon. Cada vez que llega de clase y se pone a leer un libro para alimentar su imaginación y creatividad, su novio se las ingenia para alimentarla con su rabo gordo y en busca de coñito.

Su argumento para que deje de leer es tan sencillo como que follar causa más placer físico que leer. Esto no lo puede negar Vanessa y mucho menos después del tremendo revolcón que se lleva, que mientras leía no se la escuchaba decir ni pío, y mientras folla no para de gemir como una gata en celo. Así normal que su novio la quiera callar llenándole la boca de semen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.