Mi abuelito del gym me folla toda

Mi abuelo paterno me penetro riquísimo, tiene 68 pero se ve como de 40 debido a que siempre le ha gustado hacer ejercicio y levantar pesas, esta unido con una mujer de 50 desde hace dos años pero ella hace dos semanas tuvo que viajar por el cumpleaños de su madre a un país cercano y mi abuelo tuvo que quedarse ya que es propietario de un gym y no lo puede descuidar, todo empezó porque debido a que ya entre a la universidad y quedaba esta en otra ciudad justamente donde vive mi abuelo me mude a la casa de él hace 2 meses.

El viernes regrese de la uni como a las 6 de la tarde, entre a la casa y me recoste en el sofá como de costumbre cuando mi abuelo baja las gradas recién bañadito solo en boxers (‘wow’ y que piernas tan duras y bien formadas y que sixpack!) y le dije abuelo nunca te había visto en boxers que bien te quedan! y solo sonrió (debo admitir q mi abuelo es un hombre muy atractivo es alemán y tiene unos ojazos azules y cara cuadrada) dios… ¡Se miraba tan exquisito que pensaba porque rayos soy su nieta! (él se fue a la cocina y le dije ¡abuelo ven a ver conmigo la peliculaza que están echando! pero en realidad lo hacia para que él se acercará a mí, mi abue se sentó en el sofá y le comencé a contar los problemas que tngo con mi novio… lo había visto hablando con otra chica a oscuras en una esquina de una calle y que ya dentro de tres semanas es mi cumpleaños y nunca pensé que mi regalo fuera haber terminado con mi novio y comencé a llorar y él se acerco a mi para darme un abrazo y fue y lo succionaba lo oia jadear y m dijo ‘date la vuelta, ponte en cuatro’ y lo hice y comenzó a meterme dos dedos y a meter la lengua por mi vagina me puse a cien y comenzó a comerme el coño yo estaba jadeante de placer y le dije ‘quiero que me penetres duro’ y fue cuando todo empezo 40 minutos de penetracion constante, lo sacaba y lo metia con brutalidad y sentia la vagina caliente pero rico podía sentir en cada embestida como sus testiculos rozaban y masajeaban mi clitoris mientras el acariciaba y me apretaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publi de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.