Pagando un peaje sexual al hijo de su novio

El novio de Samantha estaba fuera por negocios y ella decidió que aquel viernes era un buen momento para montar una fiesta en su casa, con DJ y todo. Lo único malo es que no le dijo nada a Johnny, el hijo de su novio, de sus intenciones de montar una fiesta por todo lo alto donde él vivía y cuando se enteró no le hizo ninguna gracia, no estaba dispuesto a permitir una juerga como aquella bajo su techo. Samantha entonces le ofreció algo a cambio, sus tremendas tetas y un poco de sexo. Ese era el peaje sexual que ella estaba dispuesta a pagar y Johnny lo aceptó encantadisimo. Rubia madurita tremenda de coñito húmedo… ¡Es hora de fiesta! ¿Qué fiesta? ¡La que te va a dar esta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.