Y de cena…mi coño rosado

Todo empieza con una inocente invitación a cenar, pero todos sabemos como acabará.
La rubia de este vídeo invita a su vecino a cenar, queda sorprendida al ver que está echo todo un gran masajista. El vecinito tampoco es bobo, porque con la excusa del masaje empieza a calentarla masajeando zonas erógenas cada vez más y más cerca de su coñito rosado y peludito, hasta que finalmente ocurre lo inevitable.
– ¿Que hay de cenar? – pregunta él.
– Mi coño rosado – responde ella.
Sin más que añadir comienza la acción sobre la encimera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.