Y esta noche una puta

Esta es la clásica imagen del tío de “éxito” que le va superbien en los negocios de papá y que se gasta una gran parte de su dinero en estar en forma para atraer a las mujeres con su físico y dinero. Pero no nos engañemos, no se come un truño, y por eso de vez en cuando cambia el pedir que le traigan a casa una pizza por una puta.
Una cosa es segura, el tipo sabe bien donde gastarse el dinero, porque después de una llamada viene una prostituta de lujo de bájate los pantalones y fóllatela sin condón. Después de acordar el precio y otro tipo de tratos como la lencería que ha de llevar puesta y demás, el sexo está asegurado. Como un poseso se la clava sin piedad e intenta en todo momento que la hedionda disfrute tanto como él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle contenido y publicidad de su interés. Si continúa navegando estará aceptando nuestra Política de cookies.